viernes, 5 de agosto de 2022

martes, 26 de julio de 2022

 


Al amigo

más allá del tiempo
y el espacio
después de lo que fue
antes de lo que será
 
en ese misterioso punto

que no es espacio ni tiempo

-sólo visible con el corazón*
consagramos al amigo
dondequiera que esté
 

El 20 de julio celebramos en Argentina el día del amigo

* un saludo a El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry  


 

 

 

 

viernes, 17 de junio de 2022

 

Oración del simio

 

dame dios

un par de manos

aunque pierda la altura de la rama

un par de manos para trabajar el barro

otórgame la gracia

del alfarero y su fuego


o dame la libertad

 

necesito un par de manos

para tejer la tela que me cubra

y la mortaja de mis ancestros

quiero labrar la tierra y cosechar

guardar para los inviernos

cuando la tierra entra en su sueño


o admite mi libertad


y dame dios

una garganta

para decir lo que te pido con palabras

(aunque sirvan las palabras, tantas veces,

para la mentira)

una garganta para llamar a mi hembra

no desde el grito previsible

sino con palabras


o déjame gozar la libertad


quisiera una voz

para que la tristeza

logre la altura del poema

aunque yo pierda la altura

de la rama


¡o dame, por favor, la libertad!

 

Junio 2022

 

                                                                                             

jueves, 9 de junio de 2022

miércoles, 25 de mayo de 2022

domingo, 17 de abril de 2022

Si es la paz

 

Si es la paz

 

si es la paz

no piensas en ella

simplemente estás en ella

como quien flota confiado

sobre el mar

 

no miras tus cosas

como si fuera la última vez

que las contemplas,

en su amable sentido banal

la silla es la silla

la cama es la cama

 

si es la paz

imaginas que mañana

saldrás de tu casa

a caminar por las calles

así

sin rumbo

para nada más que caminar

 

no tienes el corazón apretado

ni las manos hechas puños

ni la respiración entrecortada

ni las lágrimas secas

en tus ojos despavoridos

 

Marga Schultz

23-02-2022

 

 


martes, 29 de marzo de 2022

Unas ideas sobre el valor de la ‘presencia’

 


¡Presente, señorita!

Unas ideas sobre el valor de la ‘presencia’


 

 

De niñas/os reaccionábamos con energía al escuchar nuestro nombre. Esa ceremonia de comparecencia, que también era visibilidad, participación, se llamaba “Pasar lista”. La mención de nuestro nombre era respondida con un muy audible: ‘¡presente señorita!’…

 

Cuando adultos, nos encontramos con otros modos de la presencia, por ejemplo, en el Teatro. Es la hora de inicio de la ‘función’, los asistentes nos vamos acomodando en nuestros lugares… El espacio de la escena, todavía sin los actores, anticipa su presencia. Pero no se tratará de un simple ‘aparecer’. La presencia, cuando nos es dada en un teatro, suele ser percibida como una fuerza emergente desde lo íntimo de la persona de la actriz, o el actor. Ellos, comparten las emociones y conductas de sus personajes a un par de metros de distancia, ante nosotros. Lo que sentimos como espectadores proviene del encuentro. Por eso existe una diferencia no solo estética, sino anímica, entre teatro y cine…

El ejemplo del teatro, confirma la importancia de la reunión presencial entre los seres humanos. Podemos advertir, asimismo, en películas, series, y en la vida misma, que después de situaciones dramáticas, tristes, o en momentos de alegría superlativa, lo culminante es un abrazo estrecho entre dos personas.

A raíz de la pandemia venimos siendo despojados de la presencia en muchos sentidos. Hemos tenido que reemplazar la presencia de familiares, amigos, y colegas, con fotos, videos, chats.  ¿Reemplazar? ¡No!... porque, en verdad, la presencia de nuestros prójimos es irreemplazable. El abrazo apretado, la sonrisa, el brillo de la mirada, no aparecen o están desvaídos en los sistemas on line. Son, más bien, testimonios de ausencia. Por el momento lo entendemos, aunque estamos con la esperanza de que se restituya lo genuino de aquellos gestos presenciales.

¿Por qué considerar tan importante ese fenómeno, la presencia?

Es notorio: la idea de presencia está relacionada con la valoración del tiempo presente. Y lo sabemos: lo intenso del vivir coincide con el ahora y el aquí. Porque cuando nuestros afectos están presentes se incrementa la alegría de estar juntos en un mismo momento y en un mismo sitio. Es un ‘convivio’ (convivium), un ‘vivir-con’, en que se percibe esa fuerza íntima que emana del otro. Convivio, es palabra vinculada a ‘banquete’, ‘fiesta’... De allí el regocijo que representa la presencia: ese mutuo reconocimiento de unos con otros forma parte de la plenitud de la vida.

 

 

crédito de la imagen:

  • Psicología-Online
  •